Profesor de colegio Silva recorrió el camino de Santiago

“Un  antes  y  un  después”.  Así  es  como  Roberto  Ríos,  Coordinador  de  Pastoral  del  colegio  Cardenal  Raúl  Silva  Henríquez,  definió  su  recorrido  por  el  Camino  de  Santiago,  ruta  que  recorren  peregrinos  procedentes  de  todas  partes  del  mundo,  con  el  fin  de  llegar  a  la  ciudad  de  Santiago  de  Compostela,  en  España,  donde  se  veneradas  las  reliquias  del  Apóstol  Santiago.  La  tradición  del  recorrido  se  remonta  a  más  de  mil  años,  y  por  el  han  transitado  figuras  como  San  Francisco  de  Asís,  San  Ignacio  de  Loyola  y  el  papa  Juan  Pablo  II.

Los  peregrinos  que  recorren  el  camino  lo  hacen  por  una  necesidad  personal,  el  deseo  de  visitar  el  lugar  donde  reposan  los  restos  del  Apóstol.  “Mi  experiencia  al  hacer  el  camino  fue  una  de  las  más  hermosas  de  mi  vida.  Fui  a  España  a  hacer  un  master  pero  cuando  se  me  presentó  la  oportunidad  de  hacer  este  recorrido  no  lo  dudé”,  contó  Ríos. 

Roberto,  junto  a  26  compañeros  del  master  en  Ciencias  de  la  Familia,  provenientes  de  distintos  países  de  América,  emprendieron  la  aventura.  Cada  uno  con  una  intención  particular  de  fe  y  esperanza.  Recorrieron  112  kilómetros  a  pie  de  los  980  que  tiene  el  camino.  “Es  el  fondo  es  rehacer  el  camino  de  tu  propia  vida.  Es  inevitable  mirar  en  tu  interior  y  redescubrirte  como  persona”,  comentó.

Roberto  relató  que  en  la  colina  de  Monte  do  Gozo,  lugar  en  que  los  peregrinos  del  camino  ven  por  primera  vez  la  catedral  de  Santiago  de  Compostela,  existe  un  monumento  al  peregrino.  Ahí  tradicionalmente  se  hace  una  oración  por  la  alegría  de  estar  cerca  de  la  meta.  “Muchos  dejan  objetos  como  testimonios  de  su  presencia.  Yo  quise  dejar  una  de  las  pulseras  que  recibí  en  la  ultima  fiesta  de  la  Fundación,  un  símbolo  que  reúne  a  todos  sus  alumnos,  profesores  y  trabajadores  que  buscan  construir  una  patria  más  justa”.  La  pulsera  tiene  inscrito  el  lema  de  la  Pastoral  Juvenil:  “Dios  te  hace  bien”.