Colegio Oviedo realiza trabajos de invierno en la sexta región

Ayudar.  Con  ese  objetivo  un  grupo  de  40  alumnos  y  10  profesores  del  colegio  Cardenal  Carlos  Oviedo,  partió  el  pasado  6  de  julio  hacia  la  comuna  de  Nancagua,  en  la  sexta  región,  para  realizar  sus  trabajos  de  invierno  2012.  Con  el  mejor  de  los  ánimos  y  bajo  el  lema  “llamados  a  ser  frutos  de  una  gran  semilla”,  los  estudiantes  decidieron  dedicar  un  tiempo  de  sus  vacaciones  para  compartir  con  las  familias  de  las  comuna,  quienes  se  vieron  muy  afectadas  por  el  terremoto  de  2010,  y  ayudarlas  en  lo  que  necesitaran,  ya  fuera  construir,  reparar  cosas  y  conversar  con  ellas.

“El  objetivo  era  que  los  chicos  pudieran  vivir  la  experiencia  de  servir  y  ayudar  a  las  familias”,  indicó  Cecilia  Ojeda,  encargada  de  pastoral  del  colegio.  Durante  cinco  intensos  días,  los  alumnos  se  dividieron  en  grupos  para  ayudar  a  28  familias  del  sector,  las  que  fueron  previamente  escogidas  por  el  párroco  de  la  zona,  el  padre  Fernando  Miqueles,  según  su  nivel  de  necesidad.“Nos  concentramos  en  cuatro  localidades  de  la  comuna.  Los  chicos  entregaron  una  canasta  con  alimentos  a  cada  familia  y  se  pusieron  a  disposición  de  ellos.  La  idea  era  que  asumieran  un  compromiso  con  su  familia  y  lo  cumplieran”,  señaló  Roberto  Muñoz,  asesor  de  pastoral  del  establecimiento. 

El  docente  relató  que  cortaron  madera,  repararon  casas,  pintaron  y  compartieron  el  día  a  día  con  cada  familia.  “Fue  una  de  las  mejores  experiencias  que  he  vivido,  Súper  enriquecedora  a  nivel  personal.  Las  familias  nos  recibieron  súper  bien,  algunas  hasta  nos  hicieron  sentir  parte  de  ellas.  Sin  duda  repetiría  la  experiencia”,  indicó  Kathia  Jara,  Coordinadora  de  pastoral  juvenil  del  colegio  y  alumna  de  cuarto  medio.

El  último  día  de  los  trabajos,  la  directora  del  colegio,  Emelina  Carrasco,  visitó  a  los  estudiantes  y  compartió  con  la  comunidad  para  agradecerles  su  calurosa  acogida.  Por  la  noche,  la  familia  Orellana,  despidió  a  los  estudiantes  con  una  gran  mateada  en  la  que  todos  disfrutaron  de  un  rico  mate.