Noticia
Las dificultades del comienzo de una gran misión

* A pesar de los obstáculos que ha debido enfrentar el colegio de La Pintana en estos primeros meses de funcionamiento, existe mucho optimismo y esperanza entre los profesores respecto a esta naciente tarea de Belén Educa.

Dos meses. Ese es el tiempo que ha pasado desde que el Colegio Cardenal José María Caro abrió sus puertas en la Población Gabriela Figueroa de La Pintana. A pesar del poco camino recorrido, el trabajo para su directora y los profesores ha sido arduo.

El establecimiento atiende a niños y jóvenes entre kinder y primero medio en jornada escolar completa y viene a solucionar, en parte, el déficit de establecimientos educacionales que enfrenta la comuna de La Pintana: 35% en nivel pre-básico y 65% en enseñanza media. El interés fue tal, que rápidamente se fueron llenando los cupos hasta completar los alrededor de 40 alumnos por curso.

En el poco tiempo que lleva funcionando, el principal problema al que se han enfrentado, a juicio de los docentes, es la indisciplina de algunos alumnos, las faltas de respeto entre los compañeros y con los profesores y el poco compromiso de algunos padres con la educación de sus hijos.

Según los educadores, en la mayoría de los cursos hay uno, dos o tres alumnos que tienen problemas serios de socialización, lo cual se manifiesta en agresividad con sus compañeros y con los profesores. “Las conductas de entrada fallan en esos casos. Y no es culpa de ellos, sino que es la única forma que conocen de relacionarse, porque así es como establecen vínculos con los demás: con la familia, barrio, amigos, etc.”, comenta una profesora.

La falta de interés de algunos padres es otro factor que preocupa al profesorado. “Algunos apoderados ven al colegio como una guardería, como una forma de descansar de los niños ‘problema’ y pasarle toda la responsabilidad al profesor”, comenta uno de los docentes. Y agrega: “la idea de una educación de calidad va unida al compromiso de los padres con el alumno y con el colegio”.

Pero hay consenso en que no todo ha sido problemas. Se han encontrado en todos los cursos con niños que son “excelentes” y muy inteligentes, al igual que padres y apoderados que están muy comprometidos con la idea de la educación de calidad de Belén Educa.

Además, el entusiasta equipo de profesores recalca el ánimo, las ganas, la voluntad que tienen todos los que están trabajando en el colegio de sacar adelante a los niños y entregarles lo mejor. Dicen que es un trabajo de largo plazo, por lo que no se pueden sacar conclusiones a partir de unos pocos meses...habrá que esperar un tiempo para ver cómo este nuevo colegio ayuda a la educación de tantos niños de escasos recursos, tal cual lo están haciendo establecimientos como el Carlos Oviedo Cavada de Maipú y el Raúl Silva Henríquez de Puente Alto.